TEMPORADA 2019



No conquistamos una montaña, nos conquistamos a nosotros mismos ...

Para este año 2019 he decidido dar continuidad a esta gran experiencia que es este deporte de alta montaña. Mi profesión no me permite llevar a cabo los ascensos con la frecuencia que me gustaría, principalmente porque es necesaria la continuidad de lograr cumbres de las montañas de acuerdo a su altitud para que mi acondicionamiento físico y mental principalmente logre mantenerse al máximo y obtener  ascensos con éxito.

Las montañas no siempre nos van a permitir la conquista de sus cimas sin embargo el  simple hecho de encaminar mi ser hacia una de ellas llena mi alma y siento mi cuerpo engrandecerse ante la belleza de compartir estos inmensos espacios naturales que nos proporcionan un alimento a nuestra alma; si es un gran esfuerzo el tolerar y compensar la altura y la falta de oxigeno sobre todo para alguien que se desplaza desde la costa e iniciar ascensos a mas de 4 mil metros sobre el nivel del mar. La preparación física, el factor psicológico ( la mente juega un papel decisivo ) y  las condiciones climáticas son un conjunto de factores muy importantes para el logro de la conquista.

Llega el mes de Marzo y me desplazo a la Cd. de México el viernes 15 para hospedarme, descansar y aclimatarme haciendo un recorrido por la ciudad y al día siguiente encontrarme con el equipo que comandará Paco Trat de México Climbing, uno de los guías con el cual he compartido otras experiencias en la montaña y del cual he aprendido grandes cosas gracias a su experiencia, tolerancia y paciencia para sus enseñanzas. 

Sábado 16 de Marzo a las 6:00 hrs me dirijo al punto de referencia  para encontrarse con el resto de montañistas que han decidido tomar esta experiencia. Arribando de diversos  puntos de la ciudad completamos 4 el equipo de montaña para esta gran aventura: David procedente de la Cd. de Puebla, Phelo y su  hijo Gustavo del estado de Hidalgo  y un servidor desde Tampico Tamps.,  y nuestro guía Paco. Partimos con destino a la Ciudad de Toluca una vez completado el abastecimiento de agua y productos necesarios para emprender el ascenso al Nevado de Toluca cuya cumbre se encuentra a 4680 msnm. Entre presentaciones y tratando de integrarse al equipo , un sinnúmero de pláticas surgen, desde dar a conocer un poco de nuestras ciudades de origen como nuestras actividades (odontólogo, maestro, estudiante y médico respectivamente). 

Nos aproximamos al volcán sin conocer cual será la ruta a seguir para el ascenso hasta el momento en que Paco nos informa que la experiencia será a partir de un punto cercano al parque de los venados, muy abajo de la base del volcán, sorprendidos de esta decisión y considerándolo, emprendemos el caminar a través del bosque con sus bellos y retadores senderos hasta llegar al arista del oso conformado de pastizales, areneros y rocas; ruta peligrosa y demandante de toda nuestra condición física y mental. Les mencionada anteriormente que la montaña es quien decide si te da  la oportunidad de alcanzar su cumbre y así fue: con mi experiencia de haber alcanzado la cumbre del Pico del Fraile ( la mas alta del Nevado ) lograda por el arenal un año antes y alcanzado la cumbre del Águila en 2016, consideré que sería no fácil  pero si el poder  alcanzar la cumbre por la Arista del Oso. Paco conocedor de mi experiencia en el Nevado argumentó que si logré cumbre por el arenal (la más demandante) esta ruta sería menos agotadora.....sorpresa..... llegó el momento en que con cada paso hacia la cumbre se sentía que parte de mi ser se desquebrajaba  y  solamente faltaban aproximadamente 200 a 300 metros para arribar al collado ( borde del cráter ).

El momento más crítico llegó, sin embargo Paco con su experiencia me pide que pase a ocupar su lugar para el tras de mí verse en la tarea de estimularme y al mismo tiempo exigirme el tolerar el sufrimiento y no detener mi paso; con su experiencia y tolerancia me impulsó logrando coordinar mi andar y respiración de una manera constante con tono fuerte y retándome a dar todo de mi para continuar el ascenso no permitiendo dejarme vencer. El punto de máximo sufrimiento llega refiriéndole que no podía más a  lo cual no accedió pidiéndome y ordenándome a no detenerme y  haciendo que cada paso por más doloroso, lento y desfalleciente  me llevara a la cumbre. Es sorprendente el trabajo en equipo en estas situaciones como debe ser en la montaña, con muestras de solidaridad y ánimo, mis compañeros se sumaron a Paco para alentarme a seguir en la conquista. Minutos después y sorprendido al no desfallecer, aparece ante mis ojos el collado brindándome una panorámica realmente hermosa del cráter y las lagunas, CUMBRE !!!!!. 

Es realmente sorprendente lo que la mente humana puede lograr sobre un cuerpo en sufrimiento ya casi agotado pero con ese anhelo de lograr el objetivo por el cual había estado preparándome y luchando por conseguir.....

Sin mas preámbulo les dejo el video de esta gran experiencia.....